Asociación de empresarios de comercio y servicios de La Jacetania

gerencia@acomseja.com T. 638 223 333

Facebook Instagram Twitter Google +  youtube

ACTUALIDAD

NOTICIASCAMPAÑASFOTOTECA IMAGENPUBLICACIONESPRENSAENLACESBOLETÍN

[ VOLVER ]

Las tapas, pasión jacetana

Las tapas, pasión jacetana La tercera edición del Concurso de Tapas y Cazoletas del Valle del Aragón organizado por la Asociación de Empresarios de Comercio y Servicios de la Jacetania (ACOMSEJA), volvió a ser un éxito absoluto y logró batir todas las marcas establecidas en las anteriores ediciones. Con cerca de 60.000 tapas servidas durante seis días y la participación de 44 establecimientos de Jaca, Villanúa y Canfranc, el concurso jacetano se ha convertido en el más importante de la provincia y en un verdadero dinamizador económico y social del territorio.

Así lo afirma el vocal de hostelería de la Asociación, Fran Ponce, quien asegura que la iniciativa “se ha convertido en un auténtico fenómeno social debido al gran número de establecimientos de nuestra zona que participan y la gran respuesta popular”. Para Ponce, supone una importante inyección económica a todos los niveles “en una época tradicionalmente de escaso trabajo. No sólo beneficia a la hostelería sino a otros sectores como carnicerías, pescaderías o distribuidores de material de hostelería. Hay mucha gente que trabaja más de lo habitual en estas fechas gracias a las jornadas, y además no se puede olvidar el movimiento de gente que se genera durante esos días”. De hecho, según indican los propios hosteleros, el mes de octubre ya se ha situado por delante de julio en cuanto a actividad económica en Jaca al coincidir el puente del Pilar y el Concurso de Tapas, dos fechas marcadas en rojo tanto por los visitantes como por los propios jacetanos. Como recuerda Ponce, hay que rescatar las palabras del Viceconsejero de Industria, Comercio y Turismo del Gobierno de Aragón, Javier Callizo, cuando indicó en la jornada inaugural que “en Jaca la oferta hostelera es tremenda y lo que en otros sitios ha costado consolidar más de una década aquí se ha hecho en apenas tres años”. La fiesta jacetana de las tapas y, por primera vez, de las cazoletas, tuvo este año varios nombres propios. El premio a la mejor tapa concedido por el Jurado especial del certamen fue para el Hotel Rocanevada de Villanúa por su “Tapa de brick de atún con limón confitado”. La mejor cazoleta recayó en el bar La Granja de Jaca, por su “Cazoleta de pochas con codorniz”. La ganadora del premio a la mejor tapa por votación popular fue la presentada por La Tasca de Ana, “Solomillo de Vieira”, que también recibió el galardón al mejor servicio. El segundo premio del concurso de tapas fue concedido al Hotel Reina Felicia de Jaca por su “Bocadillo de bacalao con canela”, mientras que en el apartado de cazoletas el Hotel Rocanevada volvió a repetir galardón con su “Cazuela de pulpo, gambas y sepia”. La mejor tapa apta para celiacos fue la “Brandada de bacalao con tomate natural” servida por el Hotel Jaqués. Según Víctor Barrio, Presidente de ACOMSEJA, “la tercera edición ha funcionado muy bien. Por lo general todos los bares han trabajado muchísimo y la mayoría han hecho excelentes creaciones que les han permitido, no sólo intentar ganar el concurso, sino trabajar en la labor de promoción del establecimiento, que es uno de los objetivos del concurso”. En total participaron 44 establecimientos y se sirvieron 59.544 tapas, una cifra muy superior a la de la pasada edición (54.304), y a la de la primera en 2007 (40.000). “Este año al haber más bares y más días –indica Barrio- la gente se ha repartido más y se ha podido acudir a los sitios por lo general sin tantos agobios”. Nuevamente se volvió a vivir en Jaca principalmente y también en Villanúa y Canfranc un enorme entusiasmo colectivo. Cientos de personas salieron a la calle durante los seis días del concurso –este año comenzó un día antes-, y recorrieron todos los establecimientos participantes con el fin de intentar completar una atractiva ruta cargada de sabores, creatividad y mucho trabajo. Como recuerda Barrio, “hubo bares que a las doce y media de la noche seguían dando tapas”. En este sentido cabe destacar la iniciativa de “La Dama Blanca”, un local de copas que se incorporó al certamen ofreciendo un postre y un café a los que habían recorrido la ruta de tapas. Su éxito fue memorable. El éxito absoluto de esta tercera edición confirma el buen estado de salud de la hostelería jacetana y su capacidad para evolucionar. Fran Ponce destaca además que el concurso “sigue siendo un buen reclamo para que la gente conozca establecimientos que habitualmente no visita. Muchas de las tapas creadas para esta ocasión se incorporan después a la oferta habitual de cada uno y es, por lo tanto, un medio para renovar nuestras propuestas”. Igualmente, los responsables de la iniciativa han destacado el interés que se tiene por promover los productos de la tierra. Víctor Barrio avanza como novedad para la próxima edición la creación de un premio a la mejor tapa elaborada con productos de la comarca. Ponce cree al respecto que “uno de los objetivos del certamen debe de ser precisamente el promover y fomentar los productos de nuestra zona, todos ellos de gran calidad. Del mismo modo que lo hacemos con las Jornadas Gastronómicas y las de la Huerta, la fama del concurso de tapas tiene que ser aprovechada para dar a conocer en el exterior nuestros excelentes productos”. Hay que resaltar del mismo modo la calidad de los miembros del Jurado, todos ellos profesionales de gran trayectoria en el campo de la hostelería y restauración en la Jacetania y el Valle de Tena. El criterio que siguieron a la hora de valorar las creaciones fue claro: se buscó la calidad de la tapa y se valoró la combinación de nuevas materias primas, su confección, el sabor y la funcionalidad, es decir; la rapidez con la que se podía servir. Respecto a la cazoleta se tuvo en cuenta fundamentalmente que estuviera preparada y lista para servir. Por otro lado, Víctor Barrio indica que para mejorar en próximas ediciones se va a realizar una encuesta con el objetivo de evaluar el grado de satisfacción del concurso y valorar posibles mejoras y modificaciones. Todo ello con la idea de seguir trabajando en la mejora del servicio que ofrecemos a nuestros clientes. Igualmente –apunta Barrio- “en comercio y hostelería queremos convertir nuestra comarca en una zona referencial en la calidad de los servicios, y por ello llevamos tiempo trabajando con la Federación de Comercio y el Gobierno de Aragón en la “Norma de Calidad 175.0001”. Esta preocupación por la calidad se ha visto también expresada en el propio concurso de tapas, que concedió con el patrocinio del Heraldo de Aragón el “Premio a la calidad en el servicio”, en el que se valoraban conceptos como el trato al cliente o la limpieza del establecimiento”.